¿Qué es el Centro Budista de Valencia?

que-es-el-centro-budista-de-valencia

El Centro Budista de Valencia crea un contexto en el que todas las personas pueden contactar con la tradición espiritual que en Occidente se conoce como Budismo y aprovechar los beneficios que esta ofrece. Hay cursos del Budismo y Meditación durante todo el año.

Nuestra actividad va mucho más allá de los cursos y clases que aparecen en esta web. El Centro Budista de Valencia está en el corazón de una comunidad espiritual en crecimiento.

Alrededor del centro hemos cultivado distintos ejemplos de cómo vivir y tener una práctica espiritual. Durante muchos años tuvimos un negocio de subsistencia ética en donde un equipo de personas funciona en forma de cooperativa, permitiendo a la gente trabajar éticamente con otros que comparten sus valores. También un grupo de personas han formado una comunidad residencial de personas que se apoyan mutuamente en su práctica espiritual y en su vida. Hemos tenido un grupo que visita los presos para enseñarles la meditación.

Queremos desarrollar una variedad de proyectos capaces de apoyar a una diversidad de personas en su intento por tener una práctica espiritual y evolucionar como individuos. Cualquier persona es bienvenida a cualquiera de las actividades de ésta web. Quizás la manera más fácil de obtener información más amplia sea asistir a nuestro centro, ahí veréis una amplia gama de clases, cursillos y retiros disponibles a todos.

La Comunidad Budista Triratna (antes AOBO)

Nuestro centro es parte de un movimiento internacional fundado por Sangharakshita - la Comunidad Budista Triratna (antes Los Amigos de la Orden Budista Occidental o AOBO)-. En Triratna estamos comprometidos a practicar y presentar el Budismo de una manera apropiada para el mundo moderno. Dentro del movimiento Triratna estudiamos y practicamos aquellos aspectos del budismo que consideramos útiles para nuestro desarrollo. A la vez que permanecemos fieles a la tradición budista buscamos fuentes de inspiración fuera del Budismo, significando esto que no tenemos que abandonar nuestras raíces culturales cuando nos adentramos en el camino budista. Podemos apreciar y utilizar lo mejor de la cultura y el arte occidental como un puente de entendimiento a las enseñanzas budistas.

Pautas de conducta para las personas que imparten clases

En común con otros centros Triratna el Consejo Directivo del Centro Budista de Mérida ha adoptado
las siguientes pautas de conducta para las personas que imparten clases en el Centro.

1 Me comprometo a no hacer daño a ningun ser vivo. Con acciones de amor y de bondad, purifico mi cuerpo.

Los Centros Budistas Triratna tienen como objetivo apoyar el despertar del individuo, de una manera apropiada para cada persona. En nuestras interacciones aspiramos a ser amables, expresando amistad espiritual (kalyana mitrata).

Una comunidad espiritual tal como es definida por Sangharákshita es una “libre asociación de individuos”, sin embargo, es imperativo que los individuos en cargos de responsabilidad no abusen de su posición o autoridad para su propio beneficio o para ejercer influencia inapropiada sobre otras personas.

Afirmamos que la violencia física y las manifestaciones intensas de enojo causan daño y no tienen cabida entre nosotros.

Además, deseamos minimizar el daño que podamos ocasionar a seres vivos y al ambiente que nos sustenta por el simple hecho de vivir, por lo cual, en los eventos de los Centros Triratna servimos sólo comida vegetariana o vegana.

2 Me comprometo a no tomar lo que no me ha sido dado. Con generosidad sin límites, purifico mi cuerpo.

Ofrecemos la enseñanza del Buda desde la generosidad, haciéndola accesible a todos, independientemente de limitaciones económicas.

La Comunidad Budista Triratna depende de la generosidad de los que acuden a los Centros y de todos los que participan en este espíritu dando su tiempo y energía limpiando, enseñando, apoyando en clases o retiros, organizando y participando en la vida de la Comunidad y la Orden.

Los donativos pagan la renta e hipotecas de nuestros inmuebles y apoyan a aquellos que enseñan, administran y colaboran en su mantienenimiento. Estos recursos son de todos y para toda la comunidad - presente y por venir. Aquellos que manejan dinero o propiedades en nombre de un Centro Budista Triratna u otra organización, deben tener sumo cuidado y evitar malgastarlo o apropiárselo, como expresión de generosidad. La administración se lleva a cabo siempre en consulta con los demás
responsables, de manera apropiada. En cualquier situación donde se sospechara mal uso de dichos recursos, habrá una investigación y acciones inmediatas para resolver el hecho.

La generosidad también se expresa con el cuidado hacia las personas que trabajan en los Centros, encontrando maneras de apoyar a quienes han tomado responsabilidades particulares, ya sea enseñando, dirigiendo, administrando o formando parte del Consejo.

Los Centros Budistas Triratna participan y dependen también de sus interacciones con un mundo humano y natural más amplio; por lo que expresamos generosidad participando en actividades altruistas a nivel local y nacional; encontrando así formas de contribuir positivamente para la preservación el ambiente, minimizando el daño que la existencia humana persé pueda causar.

3 Me comprometo a no tener una conducta sexual dañina. Con tranquilidad, sencillez y contento,
purifico mi cuerpo.

Triratna es una comunidad de personas que practican las enseñanzas del Buda juntos. Como tal, es natural que surjan relaciones intimas entre nosotros, y que algunas incluyan el aspecto sexual.

Aconsejamos que las relaciones sexuales se conduzcan éticamente, con conciencia y amabilidad, ya sea entre personas del mismo género o entre géneros opuestos.

Las personas que adoptan roles de liderazgo y enseñanza, o que apoyan como kalyana mitras, o amigos espirituales en las actividades del centro, deben conducirse con un espiritu de tranquilidad, sencillez y contento, ejemplificando la práctica del Dharma.

En el caso de relaciones de pareja entre miembros de la Sangha, incluyendo relaciones entre miembros de la Orden y personas quienes hayan sido discípulos previamente, reconocemos que tales relaciones pueden ser sanas, beneficiosas e intensificadoras de vida, aunque también sabemos, por experiencia, que este asunto requiere consideración cuidadosa. Por lo tanto, hemos acordado seguir las siguientes normas.

a) Cuando alguien se encuentra en una posición de Kalyana Mitra, o liderazgo, puede ser también la fuente principal de contacto con el Dharma para el estudiante (ya sea este un principiante o un Budista más experimentado entrenándose para la Ordenación), por lo cual se le pide no involucrarse  sexualmente con sus alumnos.

b) Si al transcurrir el tiempo el Kalyana Mitra o líder y el estudiante a quien ha enseñado, desarrollaran interés en establecer una relación sexual, no deberían continuar profundizando esta relación hasta que el kalyana mitra o líder, deje de ser su principal punto de contacto con el Dharma o con la Orden. Es decir, hasta que el estudiante haya establecido una relación de Kalyana Mitrata con otros miembros de la Orden, pues la intensidad de los sentimientos por las enseñanzas pueden ser fácilmente confundidos con los sentimientos personales hacia el Kalyana Mitra. Se debe respetar un periodo de 6 meses al menos, entre el momento en que este miembro de la Orden deje de ser el punto de contacto principal de la persona en cuestión, y el momento en que decidan establecer una relación sexual.

Un miembro de la Orden, o cualquier otra persona bajo un rol o posición de influencia, que esté considerando establecer una relación sexual con alguien a quien ha enseñado, debería de consultarlo antes con su capítulo, kalyana mitras y preceptores, cuando sea apropiado.

c) Si hay actividades con niños o menores de edad debe haber más de un adulto presente a la vista o al oído de otros que participen en las actividades, ya que el contacto físico con un niño o joven puede ser mal interpretado. Esto es para nuestra propia protección, así como para la protección de los niños y los jóvenes a nuestro cuidado.

4 Me comprometo a no hablar falsamente. Con comunicación veraz, purifico mi habla

En la enseñanza del Buda el aspecto de la comunicación es un área de especial importancia. Los miembros de la Orden Budista Triratna se comprometen a practicar diez preceptos, cuatro de los cuales son del habla y la práctica ética de la comunicación la cual debe ser veraz, bondadosa, provechosa para el crecimiento espiritual y que contribuya a la armonía. Este rigor de principios es necesario para que todas nuestras interacciones promuevan la sana convivencia y la creación de una comunidad espiritual unida en amistad, cooperación y confianza.

Aquellos miembros de la Orden que asumen el rol de Kalyana Mitras reciben, en muchos casos, comunicación confidencial de parte de Mitras y amigos, al ir explorando implicaciones de la práctica del Dharma en sus vidas. Cumplir con rigor los cuatro preceptos del habla fomenta la confianza de que esa comunicación íntima será tratada con sumo respeto y confidencialidad. Los Miembros de la Orden sólo compartirán información confidencial cuando se les autorice hacerlo como amigos espirituales, por ejemplo, cuando sea requerido durante el proceso de ordenación de la persona.

5 Me comprometo a no intoxicar la mente. Con conciencia clara y lúcida, purifico mi mente.

La Comunidad Budista Triratna tiene como objetivo fundamental crear condiciones para el desarrollo de sabiduría y compasión a través de práctica de la atención consciente. Esto implica un compromiso individual y colectivo de llevar una vida sana y sobria, para mantener la conciencia tan lúcida como sea posible, apoyando también a aquellos que deben hacer un mayor esfuerzo por vivir sin intoxicantes . 

Por lo tanto, nos abstenemos de servir o consumir alcohol u otros intoxicantes en los Centros Triratna, o en eventos organizados por nuestra comunidad.