Yoga con Ada

Ada

“Salud, satisfaccion, confianza: No hay mejor defensa ni mejor gracia” (El Dammapada).

 

Mi primer contacto con el yoga fue a raíz de una dolencia física (una escoliosis dorso lumbar), el detonante que me llevó a buscar clases personales. Tuve unos incipientes contactos con el Hatha Yoga que, posteriormente, de forma autodidacta fui explorando, aunque sin constancia ni guía. A los 32 años retomé la necesidad de la práctica, convirtiéndose en constante y comprometida. Mi inquietud de continuar profundizando en esta noble disciplina me condujo a encontrar un particular yoga que explora los aspectos de la naturaleza femenina –apertura de pecho, apertura de caderas.

Ada1

 

La combinación de la práctica de Hatha Yoga, Iyengar y Kundalini, despertó en mí el deseo de tener una práctica que supuso una fecunda revolución personal, pues los bloqueos y limitaciones poco a poco comenzaron a derribarse. Comencé a experimentar consecuentemente una liberación psíquica y corporal, llegando así al convencimiento de que una practica regular tiene el poder de alcanzar la liberación de bloqueos, acercándome y conectándome de forma espontánea y consecuente al amor innato.

Ada2La practica de Yoga conlleva esfuerzo, tambien voluntad. Pero tambien considero que cuando te enamoras de algo, o de alguien, cualquier acto que se realice es una realización placentera, y así es como yo entiendo el yoga y su práctica. Cuando te enamoras del yoga el recorrido para lograr un asana no es un esfuerzo contenido, sino un acto placentero que te lleva a recorrer un camino a través de la paz y la satisfacción y esto es lo que yo me propongo transmitir: disfrutar del yoga en una práctica personal y llevar su esencia a toda nuestra vida. El momento y la edad perfecta para comenzar una práctica de yoga son el momento y la edad en que cada cual sienta la necesidad o la inspiración de acercarse a beber de esta noble disciplina. Considero que es un sendero que atraviesa y no concluye hasta la culminación de la vida, lo cual siempre nos hará eternos alumnos.

Ada3Para concluir, como dato anecdótico y testimonio de que los puntos siempre acaban conectándose y explicándose en el futuro, aquella dolencia física que me llevó al acercamiento al yoga, hoy en día no existe.

Ada da clases los martes y los jueves a las 20h.